La palabra “euritmia” proviene del griego y significa “ritmo armónico” o “movimiento bello”. La euritmia, como la conocemos hoy, es un arte escénico en el que se hace visible el lenguaje o la música a través del movimiento corporal de grupos o individuos, de forma que lo que vive en una obra musical o en un texto literario quede plasmado en el escenario con gestos y formas coreográficas en el espacio. Este nuevo arte surgió a partir del año 1912, creado por Rudolf Steiner (1861-1925), filósofo e investigador espiritual de origen austriaco que trabajó toda su vida en elaborar una imagen del ser humano en consonancia con el universo, y cuyos métodos de investigación pronto empezaron a dar frutos en diferentes ciencias y artes, como la medicina, la pedagogía, la agricultura, las artes escénicas, la arquitectura, la pintura, etc., convirtiéndose en un factor cultural importarte de la vida europea hasta nuestros días.

euritmia

Dar y recibir

Lo que nos interesa aquí es lo que aporta la euritmia para que nuestra voluntad pueda fluir en consonancia con nuestro cuerpo y con nuestro ser más profundo.

La esencia inefable nos llama

Intenta reflexionar un momento: ¿Puedes encontrar algo que no se pueda expresar con palabras? Todo nuestro mundo está mediatizado por el lenguaje, y si nos observamos en la vida cotidiana, tanto las cosas que vemos como las vivencias internas, desde el momento en que se hacen conscientes, aparecen en forma de palabras. De una forma muy vaga e imprecisa, intuimos que hay algo más allá de las palabras, pero se nos escapa desde que lo queramos atrapar. Y precisamente en este ámbito se encuentran nuestros sueños, nuestros impulsos más profundos, la esencia a la que aspiramos: lo que nos gustaría llegar a ser. Si lo podemos definir fácilmente con palabras, seguro que nos hemos quedado cortos.

Si al lenguaje le quitamos la definición, su contenido abstracto y conceptual, lo que queda es algo parecido a un gesto cualitativo. Esto es lo que vienen a ser los gestos arquetípicos de las vocales y las consonantes a los que nos podemos ir acercando con la euritmia. Sus cualidades expresan algo inefable que tiene que ver con nuestra esencia más profunda. Es el secreto de por qué muchas personas se sienten tan íntimamente identificadas cuando practican la euritmia, aunque no saben explicar por qué.

En este proyecto queremos facilitar que conozcas algunas herramientas que te permitan acercarte a lo inefable, no en el sentido de “todo es uno y lo mismo”, sino con cualidades muy concretas y específicas que – unas más que otras – podrás encontrar en tu propio ser.

Tal vez, lo que más se acerca a estas cualidades es la poesía. Por eso utiliza metáforas, como García Lorca en este poema:

“Árbol, la L te da las hojas.
Luna, la U te da el color.
Amor, la M te da los besos“

Federico García Lorca

Danzar la vida y vivificar el lenguaje

Desde los tiempos más remotos, la danza ha supuesto para el ser humano una forma vital de encontrarse con la naturaleza, con el mundo espiritual y con su propio ser. Y no solo se relacionaba con la música, sino también con los orígenes del lenguaje. Aún hoy, en los niños pequeños, observamos la enorme alegría y vitalidad al acompañar palabras y sonidos repetitivos de movimientos rítmicos de todo el cuerpo. En el habla cotidiana quedan algunos restos en los gestos espontáneos con los que a veces acompañamos nuestras palabras. Éstos se pueden ver como una especie de balbuceo, que la euritmia convierte en un lenguaje corporal completo. Seguro que puedes imaginarte el gesto abierto que acompaña la reacción de asombro o sorpresa al decir “¡Ah…!” o el gesto más cerrado de la “¡Eh!”, que puede ser llamada de atención y autoafirmación, ponerse a la defensiva frente a lo que viene de fuera. Estas cualidades arquetípicas se verán reflejadas en los gestos de las vocales. Si tenemos en cuenta esta musicalidad del lenguaje, lo que para la cabeza es un mismo concepto, en distintos idiomas puede tener expresiones completamente diferentes, que a su vez pueden reflejar formas de sentir de las culturas correspondientes. Por ejemplo, el concepto de “alma” se expresa en alemán como “Seele”, con predominio de la E, en inglés “soul” o en ruso “dushá” (se observa el efecto sorpresa: primero una U muy cerrada, y luego se abre plenamente con la A).

euritmia

La consonante R

Las consonantes expresan más bien imágenes de procesos de la naturaleza, por ejemplo, el “susurro” del viento, el “zigzagueo” del relámpago, el “borboteo” de una fuente, el “chisporroteo” del fuego, etc. Platón, en su diálogo “Crátilo” ya diferenciaba las consonantes según los cuatro elementos. Por sus movimientos, podemos conectar con las fuerzas que actúan en el mundo y que también nos dan forma en nuestro propio interior, hasta en los principios que configuran y mantienen con salud nuestros órganos.

La euritmia requiere el encuentro presencial, pues lo que surge en el espacio “entre” las personas es lo que realmente importa. Hay profesionales de euritmia en casi todos los países del mundo y es muy recomendable asistir a un curso directo. Aquí te ofrecemos una guía para acercarte a algunos ejercicios sencillos y a la vez profundos que no van a requerir mucho tiempo y que puedes incluir en tu ritmo cotidiano como una especie de meditación en movimiento.

“El desarrollo del intelecto en nuestra época es muy acelerado, mientras la voluntad se desarrolla con lentitud… pues bien, aparte de todo lo demás, la euritmia es un intento de volver a integrar la voluntad en el desarrollo humano.” 

Rudolf Steiner

Consigue una muestra gratuita

El registro es gratuito y te permitirá acceder a contenido exclusivo del blog y participar en nuestro foro para resolver dudas y compartir experiencias.

Suscripción Euritmia

¿Qué obtienes?

¿Quieres practicar euritmia en casa? Te propongo empezar por uno de los ejercicios más profundos y que más nos ayudan en el cuidado preventivo de la salud y la conexión con nuestra esencia: el “Halleluyah”. Con menos de 5 minutos diarios puedes poner en práctica este ejercicio.

Recibirás cada semana un audio de alrededor de 10 minutos de duración donde te explico progresivamente cada uno de los gestos del Halleluyah y su trasfondo. Irán acompañados de un texto de introducción, y de algunos vídeos muy cortos (menos de 2 minutos) o imágenes cuando lo requieran.

En proyecto:

  • El paso en euritmia
  • IAO
  • Zodíaco
  • 12 ejercicios para el cuidado de la salud
  • Planetas
  • Ejercicios rítmicos

Preguntas frecuentes

En realidad, no. En euritmia se trabaja con el cuerpo humano en movimiento, con el movimiento de grupos. En realidad, es escultura en movimiento, transformación del espacio. Y lo más importante ocurre en el espacio libre, en el intervalo, y se hace perceptible en el momento presente. Esto no se puede captar por ningún medio audiovisual. Incluso en el sonido, la euritmia expresa lo que hay en el silencio, “entre” un sonido y otro. En una forma coreográfica para varias personas en el espacio, se crean relaciones complejas de tensión – distensión, movimientos envolventes, chocantes, fluidos, etc. En una grabación en vídeo, no solo falta la verdadera tridimensionalidad sino sobre todo lo cualitativo que vive y se transforma en el intervalo. Por eso, los medios que ofrecemos aquí no intentan sustituir nunca la experiencia directa. Sin embargo, una propuesta de euritmia a distancia, especialmente si no está en formato vídeo, también tiene una ventaja: no invita a imitar un movimiento de forma a veces superficial o mecánica, sino que lo hacemos nuestro al crearlo internamente. Y puede ser una oportunidad única para trabajar desde casa, para experimentar sus efectos beneficiosos y para profundizar y aprender para la vida.

Existe la euritmia terapéutica, que se practica en sesiones individuales y presenciales, como terapia complementaria en coordinación con el médico que hace un diagnóstico y propone un tratamiento. No contempla una enfermedad sino al paciente en su aspecto integral de movimiento y tiene aplicaciones muy amplias. Lo que se ofrece aquí no es euritmia terapéutica, pero sí ejercicios de armonización y de cuidado preventivo de la salud. Nos interesa la euritmia en el sentido de que hace una aportación única al trabajo de crecimiento personal que no se puede encontrar con otros métodos.

Aprender euritmia es como aprender un lenguaje nuevo. Es normal encontrarse un poco perdido al principio y tener que acostumbrarse a una forma de expresión completamente nueva. Pero igual que al aprender un nuevo idioma, con el tiempo todo cuadra y se hace “comprensible”. Pero la euritmia es un arte. Igual que en la música, en la pintura, en la escultura, en la danza, etc., las buenas obras de arte se caracterizan porque no se pueden traducir en un concepto intelectual, pues comunican precisamente lo que las palabras no pueden expresar. Igual que la música, por ejemplo, la euritmia no sirve “para algo”, sino que dependerá de las preguntas que tenga cada persona.

Los ejercicios que se proponen aquí son para el uso personal. Sin duda, pueden transformar nuestra forma de percibir el mundo y volvernos más creativos, y esto se puede manifestar en todos los ámbitos de la vida. La formación que capacita para impartir clases euritmia es larga e intensa y requiere una transformación corporal y anímica que necesita el acompañamiento directo e intenso. En la especialización en euritmia terapéutica se también adquieren muchos conocimientos y aptitudes específicos. Destacamos este aspecto porque es frecuente encontrarse, por ejemplo, con maestros que se entusiasman tanto con la euritmia que la quieren llevar directamente al aula. Los contenidos de este proyecto no están pensados en este sentido.

¿Aún tienes preguntas?

Aclararte tus dudas también nos ayuda a nosotros a aprender.

¿Necesitas ayuda? Entra en nuestra página de soporte.