• Meditación para la vida cotidiana

    Abre la mirada a tus posiblidades

    Suscripción

Imagina que hayas experimentado una práctica corporal que te haya dejado con una deliciosa sensación de bienestar sereno y a la vez energético. Luego regresas a tu vida cotidiana y descubres lo frágil que es esa armonía cuando se tiene que enfrentar a tu conflicto favorito y tus músculos vuelven a tensarse …

Nuestra capacidad de resolver el día a día depende mucho de la salud y la movilidad del cuerpo. A su vez, una práctica meditativa puede influir en la salud del cuerpo más que cualquier medicamento, ejercicio o dieta.

Aún así, si meditas para mejorar tu salud, para encontrar relajación o serenidad, para ser más eficiente etc., no va a funcionar. ¿Entonces por qué sentimos la necesidad de meditar?

meditación

Parece paradójico, pero ¿has notado alguna vez que nuestras añoranzas y deseos más profundos son precisamente lo que más resistencias despierta en nosotros cuando nos acercamos a ellos? Igual que en un parto, nos cuesta mucho dar un paso en la dirección que más nos duele, aunque sepamos que conduce hacia la vida plena.

Preferimos poner un parche, buscar un atajo, hacer una terapia, tomar un medicamento, cambiar de dieta, de trabajo, de pareja, evadirnos, soñar, consultar a un guru, refugiarnos en nuestros problemas como víctimas, buscar pretextos, resignar – incluso deprimirnos. A veces nos pasamos años haciendo esfuerzos agotadores con todos estos remedios, sin darnos cuenta de lo que realmente buscamos.

A veces, la vida misma nos empuja en la dirección correcta: un accidente, una crisis, una enfermedad, un encuentro de cerca con la muerte, una experiencia espontánea de despertar … De pronto, precisamente allí donde menos lo esperábamos, nos encontramos con una experiencia de plenitud y felicidad indescriptible.

¿Podríamos aprender a abrirnos a esta esfera sin la necesidad de que ocurran estos impactos externos?

meditación

En la vida cotidiana, nuestros momentos de plena resonancia con lo esencial están cerca, pero son muy inestables, nos rozan de una manera tan fugaz que normalmente ni lo notamos. Con esta meditación, podemos invitarlos a quedarse cada vez un poco más, perseverando hasta que al cabo de algunos meses o tal vez años, miremos atrás y descubramos con asombro que ya está ocurriendo lo que siempre habíamos querido, y seguramente de una forma muy diferente a como los imaginábamos.

He tenido la oportunidad de seguir durante más de 10 años el proceso de las meditaciones compartidas en lengua alemana en el Centro de Salutogénesis Eridanos de Tenerife por su director médico, el Dr. Fritz Helmut Hemmerich, y de observar el cambio de vida que experimentan miles de personas que acuden a este centro en situación de crisis biográficas y síndrome de burnout (o agotamiento crónico). Al regreso a sus casas, continúan practicando intensamente gracias al acompañamiento online con estas meditaciones. Con el impulso de hacer accesibles estas meditaciones a un público hispanoparlante, he empezado a compartirlas también en español en pequeños grupos. He podido constatar su efecto transformador, y los participantes de estas meditaciones fueron quienes me animaron a hacerlas llegar a un público más amplio. El impulso definitivo hacia este proyecto online surgió con nuestra experiencia común durante la cuarentena del Covid19, de que la meditación, lejos de abstraernos de la vida cotidiana, puede ser lo que nos ayuda a afrontar sus retos, especialmente cuando éstos crecen.

meditación

Ahora tienes la oportunidad de dejarte acompañar por estas meditaciones para la vida cotidiana. No necesitas tiempo extra. Con tu suscripción, cada semana recibes una meditación de duración aproximada de media hora. Puedes escucharlas mientras realices trabajos sencillos en casa o el jardín, en el coche, caminando, mientras haces ejercicio físico, por la noche antes de dormir, etc. Luego puedes buscar un momento de calma, unos pocos minutos, en los que recreas tu propia meditación a partir de lo que más te ha llegado.

Consigue ahora gratis tu primera meditación

El registro es gratuito y te permitirá acceder a contenido exclusivo del blog y participar en nuestro foro para resolver dudas y compartir experiencias.

Suscripción Meditación

Con esta suscripción mensual, cada semana recibes una meditación de duración aproximada de media hora para trabajar durante una semana, con un pequeño texto de introducción. Puedes escucharla online o descargarla en formato mp3, guardarla en tu PC o dispositivo móvil y escucharla todas las veces que quieras, sin necesidad de conexión a internet. Si no tienes media hora libre, puedes escucharla mientras realices actividades cotidianas y recapacitar sobre ella en un momento más breve de recogimiento.

Puedes descargar los audios de tu suscripción en formato mp3, guardarlos en tu PC o teléfono móvil (celular) y escucharlos todas las veces que quieras, sin necesidad de conexión a internet.

Para hacerlos accesibles a más personas, hemos querido darte la opción de ajustar el precio de tu suscripción a tu situación económica real. Puedes escucharlas en vivo con las personas que quieras (rogamos no compartirlos en formato digital porque son para uso exclusivo del titular de la suscripción).

Si piensas que no tienes tiempo de escuchar todas las meditaciones pero quieres apoyar este proyecto, suscríbete eligiendo el precio más bajo.

Preguntas frecuentes

Si escuchamos una misma meditación una y otra vez, lo que al principio le hablaba al corazón comienza a hablarle al intelecto, y empezamos a repetir las ideas de una forma abstracta y mecánica. – “Ah, ya lo conozco”. A nuestro ego le encanta tener un programa, un mapa previo, saber hacia donde va, para no encontrarse con sorpresas.
Por otra parte, una transformación sostenible en el tiempo requiere practicar una y otra vez lo mismo. Como traductora, me llama la atención que el contenido de la meditación “está” en un ámbito más allá de las palabras. Cada vez que intentemos ponerle palabras, sonará diferente, y así se mantiene siempre vivo.

Aparentemente sí. Pero yo no siento que esté dirigiendo tu meditación, la diriges tú. Solo comparto mi meditación contigo. Es como si te hablara de un paisaje muy bonito que se ve al asomarse por la ventana. Puedes asomarte conmigo o quedarte en tu silla. Y si te asomas, es muy probable que veas el paisaje en un ángulo diferente al mío y que descubras incluso lo que yo no vi.

Rotundamente sí. Tal vez tu aparente falta de concentración solo sea un síntoma de que intentas concentrarte en algo que en realidad no te llena. Tal vez te sorprendas. Las meditaciones duran aproximadamente 30 minutos. Permíteme que te pida que no seas demasiado autoexigente. No es necesario en absoluto que te quedes con todo lo que se dice. Toma solamente lo que realmente te llega, no importa que sea solo una idea. Esto será tu mejor meditación.

Estas meditaciones no tienen por finalidad el relax y la armonía, aunque éstos puedan surgir a la larga como efecto secundario. Cada vez que queramos dar un paso adelante hacia una vida más plena, es necesario que nuestro ego abandone su zona de confort. Y eso no le gustará. Hará todo lo posible para distraernos, para dormirnos, inquietarnos, dirá que estamos locos por hacer esto, hará que nos pique algo, que nos mareemos, que tengamos toda clase de síntomas somáticos … pero si estamos dispuestos a pasar por esto y perseveramos, nos daremos cuenta de que valió la pena.

Estas meditaciones nacieron y viven en un contexto presencial. Siempre han habido asistentes que me han pedido una grabación. Al principio no fue nada fácil aprender a manejar los medios digitales y aún sigue siendo un reto cada vez. Lo que me ayudó fueron precisamente las experiencias que pude hacer en mis propias meditaciones, el desapego a lo que percibo con mis sentidos en un encuentro humano y a la observación de las reacciones del grupo. Entonces surge una certeza inquebrantable de que no estamos separados, por más que el tiempo y el espacio nos lo sugieran. La meditación no es el audio grabado sino lo que surge cuando cobra vida en quien lo escuche con atención activa.

La música es algo tan maravilloso que podría ser meditación de por sí. Con música de fondo, habría dos meditaciones diferentes y simultáneas.
Con ciertos temas musicales de fondo, podríamos fomentar que la meditación fuera más sugestiva, más hipnótica. La música nos hace más propensos a “dejarnos llevar”, ¿a dónde? – no se sabe muy bien. Aquí intentamos precisamente evitar toda manipulación y sugestión.

¿Aún tienes preguntas?

Aclararte tus dudas también nos ayuda a nosotros a aprender.

¿Necesitas ayuda? Entra en nuestra página de soporte.